Enfermedades reproductivas

Hace unas semanas que pasó la época “fuerte” de celos en perras y gatas. Tras este tiempo, los ciclos reproductivos de las hembras de estas especies son causa de multitud de enfermedades del aparato reproductor.

Por ello, es habitual que en esta época del año veamos con cierta frecuencia casos de pseudogestación y pseudolactación (mal llamadas “embarazo psicológico”), infecciones de vagina, alteraciones más serias como hiperplasias endometriales, problemas quísticos en ovarios y útero, y otras. Todas ellas conducen a la más grave de todas, la piómetra.

La piómetra consiste en la acumulación de pus en el útero, a veces en grandes cantidades. Esta acumulación causa serias alteraciones renales, inmunitarias, digestivas y de otros tipos. El útero puede multiplicar muchas veces su tamaño, dilatando el abdomen y llegando incluso a romperse. Por ello, la piómetra es una enfermedad muy grave, muchas veces mortal.

Si se detecta a tiempo, existen tratamientos eficaces para controlar los signos de la piómetra. Pero la solución siempre pasará por la ovariohisterectomía, ya que un útero que ha tenido piómetra tiene unas probabilidades muy elevadas de volverla a tener en cada uno de los celos siguientes.

Todas estas alteraciones reproductivas, junto con los tumores del aparato reproductor, las enfermedades mamarias (cáncer, quistes…), muchos problemas de conducta, y otros problemas de higiene y convivencia son las causas principales por las que recomendamos plantear la castración de los animales de compañía.

Síguenos y di que te gusta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *