LA ALIMENTACIÓN DE LOS CONEJOS

Uno de los puntos clave para que cuides del bienestar de tu amigo conejo es la alimentación. El conejo es un animal estrictamente herbívoro con un aparato digestivo complejo y delicado, que debes conocer y cuidar. La mayoría de los problemas de salud habituales en el conejo derivan de una incorrecta alimentación, y está en tu mano prevenirlos dándole de comer adecuadamente. Hay varios puntos importantes que debes tener en cuenta:

Los forrajes son la base de la alimentación de los conejos.

Heno: Es el alimento más importante, que a tu conejo no le debe faltar nunca. Es el principal aporte de la fibra que él necesita para vivir, y una fuente imprescindible de desgaste para sus dientes. El heno debe suponer como mínimo la mitad de la comida que tu conejo coma al día. Si tu conejo no consume suficiente heno, con toda probabilidad desarrollará serios problemas dentales y digestivos. El heno debe encontrarse siempre disponible, y estar verde, fresco, limpio y en buen estado. Colócalo en un pesebre elevado para que tu conejo no pueda mancharlo ni pisotearlo, pero asegurándote de que puede acceder al heno con facilidad. Si tiene demasiado polvo, un color marrón, o un olor rancio retíralo, ya que podría ser perjudicial para tu conejo. Observarás que tu conejo constantemente estará masticando briznas de heno, y debes vigilar que efectivamente haya un consumo continuo. Existen variedades de heno mezclado con hierbas y plantas, que pueden resultar muy apetecibles y saludables. Como alternativa al heno, puedes emplear temporalmente otros forrajes como alfalfa o paja de alimentación. Además, a día de hoy podemos ofrecerte varias mezclas comerciales de plantas secas (frambuesa, aciano, menta, camomila, perifollo, malva…), deliciosas y muy saludables. Estas plantas secas las puedes usar mezcladas con el heno, como complemento ocasional o incluso como forraje único.

Las verduras fibrosas son las más saludables.

Verduras de hoja: En segundo lugar en importancia, debes ofrecer a tu conejo verduras de hoja frescas, abundantes y variadas: Rúcula, canónigos, lechuga, endivias, grelos, espinacas, escarola, acelgas, berzas, cardo, césped, col, coles de bruselas, repollo, y un largo etc. La verdura de hoja, en mezclas variadas, debe suponer aproximadamente 1/3 de la cantidad de comida que tu conejo coma al día. Las mezclas de verduras para ensalada comercializadas en bolsas pueden ser adecuadas, siempre que no lleven zanahoria rallada ni otros ingredientes calóricos. Cuanto más fibrosa sea la verdura, más saludable será para tu conejo. Toda la verdura que le ofrezcas debe estar libre de pesticidas y suciedad, ser fresca y estar en buen estado, por lo que debes revisarla diariamente. Como complemento a las verduras, tenemos a tu disposición varias mezclas comerciales de vegetales poco comunes (cola de caballo, equinácea, hibisco, llantén, rosas, margaritas, trébol, ortiga…) que aportan variedad y enriquecimiento a la dieta de tu conejo. Además, puedes añadir a la dieta de tu conejo diferentes hojas de hierbas aromáticas, flores, o especias: perejil, albahaca, menta, hinojo, rosa, hibisco…

Verduras carnosas: También puedes complementar la dieta de tu conejo ofreciéndole cantidades moderadas de otras verduras carnosas. Los vegetales más adecuadas son los que aportan menos calorías: pimiento, calabacín, pepino, apio, vainas, etc. Otros vegetales más calóricos están permitidos, pero debes darlos con moderación, solamente un pedacito pequeño de vez en cuando: Calabaza, brócoli, coliflor, rábano, nabo, berenjena, tomate… En este grupo está la zanahoria, que merece mención aparte. Aunque culturalmente nos asocien la zanahoria con los conejos, el consumo excesivo de esta verdura no es recomendable, ya que causará obesidad y probablemente otros problemas. No permitas que tu conejo abuse de la zanahoria. Otras verduras complementarias son las que portan semillas inmaduras, como las vainas o las espigas. Puedes darlas con moderación, y si las semillas de su interior están desarrolladas, evítalas.

No debes abusar de la zanahoria en la dieta de tu conejo.

Frutas: Las frutas deben ser una excepción en la dieta de tu conejo, no la norma. Úsalas principalmente como golosina o como premio. Puedes darle un pedazo de fruta o una fruta pequeña, sin abusar (una o dos veces al día si son trozos pequeños). Aunque son principalmente golosinas, hay frutas con propiedades saludables: La piña puede ser beneficiosa cuando hay acumulación de pelos en el estómago de tu conejo, y los arándanos tiene propiedades beneficiosas para la salud urinaria, por ejemplo. También puedes usar los potitos de fruta y los zumos envasados como golosina especial, de forma muy moderada. Estos productos te pueden servir para dar medicamentos a tu conejo, de modo que es bueno que lo acostumbres desde pequeño a aceptar alimentos de una cuchara o una jeringuilla.

Semillas: Las semillas no forman parte de la dieta natural de los conejos. Tu conejo no debe comer prácticamente nada de semillas, ni productos que las lleven. Así, tienes que evitar completamente los frutos secos (almendras, nueces, avellanas…), los cereales y sus derivados (maíz, copos de avena, cereales de desayuno…) y la mayoría de las legumbres (lentejas, guisantes, habas…, con la excepción del altramuz dado de forma ocasional). Como comentamos antes, le puedes permitir comer vainas de leguminosas o espigas de cereal cuando las semillas no estén aún desarrolladas.

El pan NO ES un alimento adecuado para los conejos.

Alimentos prohibidos: Hay muchos alimentos que tu conejo no debe comer. Los hidratos de carbono muy concentrados (azúcares, almidones) son peligrosos para su salud. La patata, el pan, la pasta, el arroz, las galletas y la bollería están prohibidos, ya que pueden causar alteraciones digestivas muy serias. ¡Mucho cuidado! Lo mismo sucede con las barras de semillas y otras golosinas comerciales para conejos, que pueden ser tremendamente dañinas. La remolacha, la aceituna, el aguacate, la cebolla y el ajo son tóxicos para los conejos, no debes dárselos. También son tóxicas la mayoría de las plantas ornamentales que hay en nuestras casas, así que no debes dárselas de comer ni debes permitir que tu conejo las mordisquee. Por supuesto, otros tipos de alimentos no vegetales son totalmente inadecuados y no debes dárselos nunca (lácteos, huevos, embutidos, carnes, platos cocinados…).

Premios: Existe un sinfín de premios comerciales para conejos que no recomendamos usar nunca: barras de semillas, tartaletas de frutas, galletitas, premios de leche, etc. Una gran mayoría de estos productos son inadecuados, cuando no directamente perjudiciales. Por suerte, comercialmente también te ofrecemos diferentes premios saludables, compuestos de pequeñas piezas secas de calabaza, altramuz, arándanos, remolacha, tomate, plátano o similares. Puedes reservar todos estos alimentos como complemento o como golosina, en cantidades muy pequeñas, para premiar a tu conejo cuando lo estés educando.

El pienso es un complemento de la alimentación, debe darse en cantidades muy pequeñas.

Pienso: Dejamos el pienso para el final, porque lo importante en la dieta de tu conejo son los vegetales. Es muy importante que seas consciente de que el pienso es un complemento alimenticio, no la base de la dieta. Si la mezcla de verduras que come tu conejo es adecuada, podrá estar sin pienso mucho tiempo y no le pasará nada. De hecho, en alguna ocasión podría ser imprescindible retirar el pienso de tu conejo por un tiempo, debido a algún problema de salud o a la obesidad, y estaría perfectamente así. La mayoría de los piensos comerciales no cumplen unos mínimos requisitos para ser saludables y seguros. Los piensos en “pellets” (barritas, bolitas) a menudo contienen demasiados cereales y semillas, aglomerados con azúcares, almidones y melazas que son perjudiciales para tu conejo. Estos piensos son más una golosina calórica que un alimento equilibrado. Otros piensos corrientes son mezclas de semillas, trozos de plantas, pellets de colores y copos de cereal. También son bastante inadecuados, porque favorecen que tu conejo escoja o rechace parte del alimento, desequilibrando aún más su dieta. Además, si tu conejo come demasiado pienso, comerá menos heno, lo cual perjudicará seriamente su salud. Por ello, nuestra recomendación es que limites mucho la cantidad de pienso que le das a tu conejo. La indicación habitual es que le des una o dos cucharadas soperas rasas de pienso, dos veces al día. ¡Su comedero no debe estar siempre lleno!

Pellets saludables: Por fortuna, existe en el mercado un alimento concentrado en pellets, elaborado con una mezcla equilibrada de verdura picada y prensada, que puede sustituir a los piensos tradicionales, y es completamente seguro y saludable para tu conejo. Este alimento se lo puedes ofrecer sin límites, lo que te aportará mucha comodidad y seguridad a la hora de alimentar a tu conejo. Te recomendamos encarecidamente que uses este alimento concentrado en lugar de los piensos clásicos, ya que sus beneficios para la salud de tu conejo son enormes.

Los bebederos tipo cuenco no son los más higiénicos.

Agua: El agua nunca debe faltar, especialmente cuando tu conejo come principalmente forraje seco y pienso. Un conejo no puede sobrevivir sin agua, de modo que asegúrate de que está perfectamente disponible. Si tu conejo come abundantes verduras frescas, beberá menos cantidad, pero aun así necesitará tener agua a su disposición. El bebedero tiene que estar siempre lleno y limpio, para fomentar que tu conejo beba. Los bebederos más higiénicos son los verticales, tipo biberón, pero algunos conejos no se acostumbran a ellos y sólo beben de cuencos. Para hacer que el agua esté más apetecible, le puedes añadir unas gotas de infusión de anís o de vinagre de manzana. Este último tiene propiedades beneficiosas para la digestión y la orina, y además reduce la formación de verdín en el bebedero.


Es imprescindible que los conejos tenga material para roer.

Cosas para roer: Como complemento a la alimentación general, asegúrate de que tu conejo dispone de elementos para roer y masticar, lo que asegurará que tenga un correcto desgaste de sus dientes. Lo más recomendable son las ramas naturales, que procedan de árboles no tóxicos, no resinosos y no aromáticos. Los árboles más habituales en Galicia que reúnen estas características son el manzano, el roble y el castaño. Estos árboles no deben haber sido tratados con productos químicos y deben estar alejados de carreteras para no llevar toxinas acumuladas en la madera. Si consigues unas ramas de un árbol que cumpla estas características, puedes cepillarlas a fondo, cortarlas en trozos medianos, hornearlas a intensidad fuerte durante al menos una hora para eliminar parásitos y microbios, y cuando enfríen, ofrecérselas a tu conejo para que las roa. Alternativamente, dispones de numerosos accesorios comerciales hechos de madera, que son seguros para tu conejo (casetas, mordedores, bolas, juguetes…), y con los que puede satisfacer su necesidad de masticar y roer. Además, también te ofrecemos paquetes de materiales saludables para roer, como ramitas de manzano, peciolos de tupinambo, raíces de diente de león, etc., que son muy recomendables porque a la vez que ayudan al desgaste dental, tienen otros efectos beneficiosos.

Bloques minerales: En general, los bloques minerales típicos no aportan ningún beneficio para tu conejo, ya que son demasiado blandos y no desgastan sus dientes. Su única función sería servir como suplemento de minerales, pero si la dieta de tu conejo es adecuada, son innecesarios. Su gran desventaja es que si tu conejo está mantenido en un ambiente poco enriquecido y se aburre, puede dedicar demasiado tiempo a roer el bloque mineral y terminar ingiriendo un exceso de minerales que causará piedras en la orina. Por ello, debes tener cuidado con los bloques minerales habituales. Hay dos productos minerales que tienen menos riesgo. El primero son los bloques de sal, que puedes usar como golosina salada. La sal común no provoca cálculos, y su consumo aumenta la ingestión de agua por parte de tu conejo. El segundo son las “piedras del Himalaya” o similares, que son bloques minerales sabrosos y muy duros. A la vez que aportan minerales de forma moderada, provocan un buen nivel de desgaste en los dientes de tu conejo, y es difícil que haya un abuso de ellos por su dureza.

La buena alimentación favorece una buena salud.

Dietas: Si tu conejo tiene algún problema de salud, ten en cuenta que existen diferentes dietas especiales para ayudar a curarlo o combatir sus síntomas. Ponemos a tu disposición dietas adecuadas para problemas digestivos, alteraciones respiratorias, dificultades urinarias, debilidad, momentos de stress, etc. También tienes dietas de alta energía si hay una pérdida excesiva de peso, y al contrario, dietas de bajo aporte calórico para conejos con obesidad o sobrepeso.

En Kavuré ponemos a tu disposición toda la amplia gama de alimentos que te hemos mencionado: forrajes diversos y saludables, sabrosas mezclas de hierbas, alimento concentrado saludable que no supone un riesgo para tu conejo, golosinas naturales y sanas, y dietas especiales para problemas de salud concretos. Nuestro compromiso es ofrecerte la mejor calidad y variedad de productos, para colaborar contigo a la hora de garantizar el bienestar de tu amigo conejo.

Síguenos y di que te gusta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *