¡PELIGRO: GARRAPATAS!

Las garrapatas son un parásito externo muy frecuente en toda Galicia. Presentan picos de incidencia a lo largo de todo el año, pero especialmente en primavera y otoño. Son extremadamente peligrosas porque pueden transmitir una enorme cantidad de enfermedades graves, algunas de ellas mortales.

Lo más importante con respecto a las garrapatas es la prevención. Es crucial proteger contra ellas a nuestros animales de compañía, especialmente a los perros. Para ello existen diversos métodos eficaces: Pipetas de alta gama para aplicar mensualmente, collares repelentes semestrales, y lo más eficaz, tratamientos en pastillas que pueden ser mensuales o trimestrales.
A día de hoy, lo más recomendable es la combinación de tratamiento oral trimestral con collar semestral.

Si encuentras una garrapata clavada en tu perro, ¡NO LA TOQUES! Muchas de las enfermedades que porta la garrapata se pueden inocular al animal si la garrapata se excita, se comprime o se manipula inadecuadamente. Por esa misma razón, hay muchas manipulaciones que NO SE DEBEN HACER:
– No la arranques
– No la aplastes ni la comprimas
– No la cubras con aceite ni vaselina
– No la quemes
– No le apliques alcohol ni gasolina

Solo hay una forma segura de extraer una garrapata: En primer lugar, hay que paralizarla con un producto adecuado, para impedir que pueda inocular enfermedades. En segundo lugar, se retirará con una técnica especial, para que no deje clavadas sus piezas bucales. En tercer lugar, se revisará la picadura para verificar que está libre de aguijones e infecciones. Y finalmente, en caso de que la garrapata lleve mucho tiempo clavada, o de que se haya manipulado inadecuadamente, se debe poner un tratamiento preventivo para las posibles enfermedades contagiadas.
Por todo ello, si encuentras una garrapata en tu mascota, te aconsejamos que acudas rápidamente a tu veterinario.

Como última curiosidad, aquí tienes un listado de las enfermedades transmitidas por garrapatas: Babesiosis, theileriosis, hepatozoonosis, borrelliosis (enfermedad de Lyme), ehrlichiosis, rickettsiosis (fiebre botonosa o de las rocosas), mycoplasmosis, anaplasmosis, hemoplasmosis, hemobartonellosis, flevovirosis y flavivirosis. Además, se cree que tal vez puedan transmitir leishmaniosis y filariosis. Muchas de ellas afectan a perros, pero también a gatos, conejos, otras mascotas, y por supuesto también a los seres humanos.

Síguenos y di que te gusta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *